Ahorrar energía es todo un arte en el que no se debe dejar ningún cabo suelto. No solo basta con tomar medidas relacionadas con la disminución de la energía que consumimos sino que hay que seguir una metodología. Este proceso debe comenzar desde la revisión de tarifas hasta el seguimiento de unas pautas a la hora de comprar muebles, bombillas, electrodomésticos… En este artículo te contamos cómo hacerlo.

Cómo limpiar el suelo de porcelana I

Primer paso: una tarifa de luz adecuada

En muchas ocasiones, nuestras facturas no reflejan de forma fiel nuestro consumo y pagamos de más por un gasto que no hacemos. Para evitar esta situación que nos puede hacer perder mucho dinero, lo más recomendable es utilizar un comparador de tarifas luz con el que conozcamos la mejor tarifa para nuestro consumo y su precio más barato. No obstante, hay que leer las condiciones de cada modalidad, por ejemplo si escogemos la tarifa fórmula luz de EDP tendremos que visitar su web para informarnos correctamente. 

Por otro lado, puede ser que al mudarte a otra vivienda tengas que dar de alta la luz, un trámite que tiene un precio que no depende de contratar la luz con Endesa por internet o con cualquier otra compañía. Los precios de los derechos a pagar por dar de alta están marcados por el Gobierno de España y son iguales sea la distribuidora que sea la que se encargue de ello. Para iniciar este proceso se debe tener claro con quién contratar la luz y ponerte en contacto con Podo, Endesa, Repsol o la comercializadora correspondiente.

Trucos para ahorrar energía en tu vivienda

A continuación te contamos unas cuantas medidas que puedes tomar para ahorrar energía, siempre y cuando tu vivienda esté limpia y ordenada para incorporar de forma más eficiente estos hábitos: 

  • Luces LED: consumen un 80% menos de energía que las tradicionales, son más resistentes, su vida útil es más larga, son ecológicas…  Puedes encontrar más información al respecto aquí
  • Aislamiento térmico: la climatización es la responsable de gran parte del consumo energético de las viviendas. Por ello, apostar por aislar térmicamente tu casa es una solución para no necesitar energía extra. Este aislamiento puede llevarse a cabo con reformas en suelos, tejados o muros; o con elementos como alfombras o cortinas. 
  • Electrodomésticos eficientes: reemplazar con electrodomésticos eficientes a los antiguos hará que notemos un cambio importante en nuestra tarifa eléctrica. Estos aparatos están diseñados para necesitar menos energía y rendir al mismo nivel.
  • Stand by. ¿Tu hogar está lleno de lucecitas rojas? Esto quiere decir que muchos aparatos eléctricos o electrónicos están en tu hogar sin ser utilizados y, sin embargo, están consumiendo energía y se reflejarán en tu factura. Si apagas todas estas luces puedes llegar a ahorrar más de 50 euros al año.