Desinfectar, desinsectar y sanitizar son términos que hemos escuchado en la jerga de la limpieza. Pero, ¿sabemos exactamente qué es cada uno de ellos? ¿Sabemos distinguirlos? A pesar de que a menudo se usan como sinónimos, existen diferencias claves entre sanitizar y desinfectar. En el post de hoy, explicaremos mejor cada término y su principal diferencia. ¡Toma nota!

Desinfectar, desinsectar y sanitizar, qué es y diferencias

Desinfectar, desinsectar y sanitizar: qué es y cuáles son las diferencias

Qué es sanitizar

Sanitizar consiste en un proceso de limpieza que reduce, pero no necesariamente elimina, los microorganismos del medio ambiente y superficies. Los sanitizantes son sustancias que reducen el número de microorganismos a un nivel seguro. Debe tener propiedades germicidas o antimicrobianos. Es un proceso utilizado principalmente en superficies y zonas en contacto con los alimentos.

Qué es desinsectar

Desinsectar es un concepto que en general define el método de eliminación o exterminio de los insectos (por lo tanto distinto a los microorganismos de la sanitización y desinfección). En general se utiliza algún proceso químico como pueden ser los venenos sólidos o gases tóxicos nocivos para la salud. Esto depende de la ubicación y tamaño del problema.

Qué es desinfectar

El proceso de desinfección del hogar es un proceso físico o químico que inactiva agentes patógenos tales como bacterias, virus y protozoos impidiendo el crecimiento de estos en fase vegetativa que se encuentren en objetos inertes.

Los desinfectantes reducen los organismos nocivos a un nivel que no dañan la salud ni la calidad de los bienes perecederos. Algunos, como los compuestos fenólicos, pueden actuar también como antisépticos.

Entre los desinfectantes químicos del agua más habituales se encuentran el cloro, las cloraminas, el ozono. La desinfección del agua también puede ser física cuando se emplea la ebullición, la filtración y la irradiación ultravioleta.

Es importante que antes de usar un desinfectante, nos aseguremos que este cumple con la normativa vigente y que precisa del registro HA (reconocimiento que garantiza que los productos químicos de limpieza y desinfección que lo poseen son aptos para ser utilizados en la industria alimentaria).

Lee bien las etiquetas del producto ya que hay algunos de bajo coste económico y alta efectividad pero que, sin embargo, son productos tóxicos, carcinogénicos, mutagénicos, etc.

Diferencias entre desinfectar y sanitizar

La principal diferencia entre un proceso de sanitización y el de desinfección, es que en el caso de la utilización del desinfectante, éste debe tener una mayor capacidad para destruir o matar bacterias patógenas en comparación con la de un sanitizante.

Un desinfectante es un químico que destruye completamente todos los organismos listados en su etiqueta. Los organismos que matan son bacterias que causan enfermedades y patógenos, y podrían o podrían no matar virus y hongos. Desde un punto de vista legal (según la EPA, o Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos), los desinfectantes deben reducir el nivel de bacterias patógenas en un 99.999 por ciento durante un lapso de tiempo superior a 5 minutos pero que no exceda a 10 minutos.

Un sanitizante, como dijimos anteriormente, es un químico que reduce el número de microorganismos a un nivel seguro. No necesita eliminar el 100 por ciento de todos los organismos para ser efectivo. Los sanitizantes no matan virus y hongos, en una situación de preparación de alimentos, el sanitizante debe reducir la cuenta de bacterias en un 99.999 por ciento. Los sanitizantes requieren matar el 99.999 por ciento de los organismos presentes en 30 segundos.

Ahora ya conoces las diferencias existentes entre estos tres procesos. Si quieres asegurarte de disfrutar de un entorno realmente desinfectado, desinsectado y sanitizado, no dudes en solicitarnos gratuitamente un presupuesto: llevamos desde el año 2006 especializados en gestionar la limpieza de todo tipo de inmuebles, desde oficinas, industrias, hospitales y consultas, hasta en particular el hogar.

Calcula tu precio