Acaba el verano y el otoño dura cada vez menos y empezamos a encender la calefacción mucho antes, ¡que no te pille el invierno con la calefacción sucia!. Para limpiar los radiadores de forma fácil y rápida no hace falta invertir mucho tiempo pero si debemos hacerlo bien. Queremos enseñarte  cómo limpiar los radiadores para que funcionen de maravilla este invierno.

cómo limpiar radiadores

¿Qué necesitamos para limpiar un radiador?

  1. Plástico y papel de aluminio.
  2. ​Una toalla vieja, camiseta, papel periódico o cosas para reciclar (como catálogos de publicidad o esos apuntes que quieres tirar)
  3. Una aspiradora
  4. Limpiador con amoniaco. (Si no lo tenemos podemos hacerlo con agua, jabón y amoniaco). En caso de comprarlo es mejor en formato pulverizador, así será más sencillo aplicar el producto.
  5. Cepillo cilíndrico, bayeta y plumero.

Cómo limpiar los radiadores de forma casera

  • Lo primero que haremos será proteger la pared y el suelo. Pondremos el plástico en la pared y encima el papel aluminio, no es necesario poner los dos pero así tendremos mayor protección. Evitaremos ensuciar el suelo con la toalla vieja, camiseta o los papeles.
  • Quitar la suciedad superficial pasando la aspiradora por el radiador a ser posible con una boquilla más pequeña para poder acceder a los lugares más pequeños y no dejar ningún recoveco sin limpiar. También puedes ayudarte con el plumero. Pon especial cuidado a la parte más cercana a la pared que es donde más polvo y pelos se acumulan especialmente si tienes mascotas en casa.
  • Pulverizar el producto de amoniaco y dejar actuar. No hace falta que sea pulverizador pero nos ayudará a limpiar los radiadores. Aplicamos el producto y dejamos actuar unos minutos, mientras, podemos ir limpiando otras zonas de la casa.
  • Retirar el producto. Para finalizar pasaremos la bayeta pero si tienes alguna pequeña mancha de óxido que haya que limpiar o  quieres perfeccionar la limpieza puedes frotar con un cepillo cilíndrico (como los de limpiar biberones), con una esponja o con la propia bayeta.

Ten cuidado con los productos de limpieza, sobre todo con el amoniaco

Recuerda proteger tus manos con guantes y no exponer mucho tiempo los ojos y nariz incluso abriendo algunas ventanas. El amoniaco es un producto que debemos tratar con cuidado y que a veces puede ser perjudicial para nuestra salud.

​Con estos sencillos trucos mantendremos los radiadores limpios. Para que el uso de la calefacción sea óptimo y evitemos problemas como malos olores (por líquidos derramados), alergias, etc… lo mejor es dejárselo a los profesionales, con productos y equipos especializados.

Con estos sencillos trucos caseros tendrás superficialmente los radiadores limpios, pero para poder desincrustar la suciedad, desinfectar, acabar con manchas persistentes o prolongadas en el tiempo necesitarás utilizar productos y equipos profesionales. Si no dsipones de tiempo y quieres hacer una limpieza a fondo de tu hogar y dejar toda tu casa impecable, calcula tu precio sin compromiso en nuestro calculador online de limpiezas a fondo de pisos y casas.

Calcula tu precio