Antes de efectuar una limpieza de muebles tapizados debes cerciorarte de sí el tejido es lavable o no y si los colores son resistentes. Para ello lo mejor es mojar una pequeña parte de la tapicería de un lugar que no sea visible, presionar con la plancha caliente entre dos trozos de tela de algodón. Si el algodón no se tiñe del color de la tapicería es que los colores son sólidos y se puede lavar, si no es así deberá lavarse en seco con alguna espuma de tapicería.

cómo limpiar muebles tapizados

Cómo limpiar muebles tapizados de forma correcta

Si la tapicería es lavable, se puede utilizar amoniaco disuelto en agua para limpiarlas; si existen manchas que se resisten a este tratamiento se frotaran con benzol y se secaran con un trapo. Tenga cuidado con el benzol, manténgalo lejos de cualquier fuente de calor ya que es inflamable.

Para reavivar los colores se utiliza éter; es un producto muy apropiado para tejidos delicados y muy eficaz para eliminar la grasa.

  1. Pasa de forma regular la aspiradora sobre las superficies tapizadas, es decir, tener presente que como el resto de superficies dispuestas horizontalmente los tejidos empleados en la tapicería de sillas, sillones, o descalzadoras, acumulan polvo que días tras día penetra entre las fibras apagando el color y deteriorando su aspecto. En tapizados de piel sintética o natural, bastará con pasar una bayeta suave por toda la superficie con la misma frecuencia con la que limpias el resto de los muebles, para conseguir un aspecto cuidado de éste tipo de tapizados.
  2. A la hora de eliminar manchas concretas, de forma no profesional, nuestro mejor consejo es la precaución, porque recurrir a esos trucos caseros para quitar las manchas de las tapicerías que muchas veces se publican sin ningún tipo de rigor, pueden llegar a ser fatales sobre todo si se trata de muebles de gran valor, o recién adquiridos.

Si tu tapizado está manchado

Cuando un tapizado se manche hay que saber cómo limpiarlo, procurando hacerlo inmediatamente para evitar que la mancha se fije en las fibras de la tela.

  1. Actúa rápidamente aplicando papel absorbente o un paño de algodón, para intentar recoger presionando puntualmente y sin extender, la mayor cantidad de suciedad posible. Utiliza inmediatamente el aspirador, o un cepillo para retirar los restos sólidos.
  2. Si la mancha es grasienta, aplicar un absorbente como pueden ser los polvos de talco, dejándolos actuar un tiempo y retirándolos con un cepillado.

Antes de tratar las manchas concretas, si vas a hacer personalmente y por primera vez una profunda limpieza de tapizados, te recomendamos que pruebes en una pequeña zona poco visible para ver cómo reacciona el material ante productos como la espuma en seco, el amoníaco, spray anti-grasa, o productos combinados.

Lee antes las instrucciones que te vienen con el mueble, te dará pistas sobre la posibilidad de lavar la tapicería en la lavadora o a mano, y por lo tanto que la composición de todo el tejido es apto para limpiar con agua y jabón neutro incluso las partes fijas, en cuyo caso te recomendamos que utilices un cepillo suave humedecido con agua de jabón, para trabajar en pasadas consecutivas, y posteriormente otro cepillo humedecido sólo en agua, para eliminar la suciedad y restos de jabón.

Las bacterias y la suciedad no solo se acumulan en la cocina o los baños, sino que también es importante tener en cuenta la limpieza de las tapicerías de tu casa. Los expertos de Limpiezas Express podrán hacerse cargo de la limpieza de cualquier superficie tapizada en un solo día, además de limpiar todos los muebles y textiles que necesites sin que pierdas tu tiempo libre en limpiarlo. Solicita ahora tu presupuesto de limpiezas a fondo de textiles y deja la limpieza en mano de los expertos.

Pide tu presupuesto