La limpieza de la ducha del baño es esencial para un espacio salubre común, pero a menudo, resulta una de las tareas que más tratamos de evadir. Cuánto más lo dejemos más se acumulará la suciedad y más difícil será luego dejarla en perfectas condiciones, por ello el primer consejo es tener un hábito de limpieza continuo para que nuestro baño esté siempre impecable.

Cómo limpiar la ducha

Pasos a seguir en una limpieza completa

Limpiar el plato de ducha

Lo primero de todo, antes de utilizar cualquier producto, ponte unos guantes de goma para proteger tus manos. Recuerda siempre leer bien las instrucciones de los productos de limpieza.

  1. Saca todo lo que esté en la ducha: jabón, envases de champú…
  2. Enjuaga bien el plato de ducha con agua caliente y quita los restos de jabón y los pelos (esto es muy importante para que no tapen el desagüe).
  3. Pasa un limpiador de moho por toda la superficie, según las instrucciones del envase, y déjalo reposar. Luego enjuaga con abundante agua.
  4. También hay que limpiar la rejilla de la ducha donde suele acumularse suciedad alrededor. Para quitarla, lo mejor es usar un poco de bicarbonato de sodio.

En caso de que se almacenen pelos retirar estos usando un gancho de alambre o un objeto largo y delgado, como un gancho para tejer.

Limpiar las mamparas de la ducha

Normalmente cuando nos duchamos, se acumula jabón, salpicaduras de agua y de los productos que usamos. 

  1. Prepara una mezcla de vinagre con agua y ponla en un envase con pulverizador.
  2. Aplica parcialmente la solución en una superficie reducida a modo de prueba, una vez ensayado y probado se puede rociar por toda la mampara.
  3. Enjuaga con abundante agua para quitar los restos de vinagre.
  4. Por último, déjalo secar.

En el caso de que las mamparas sean puertas de vidrio se puede repetir el mismo proceso

Limpiar los azulejos de la ducha

Cada vez que terminamos de ducharnos, es muy importante que abramos alguna ventana para ventilar y evitar que la humedad se apodere de nuestro baño y, en especial, de los azulejos. Si disponemos de tiempo, lo mejor es secarlos después de cada ducha para que no se acumule moho. 

  1. Mezcla 1 taza de vinagre, ½ taza de bicarbonato y 1 taza de amoníaco en 4½ de agua tibia.
  2. Con esta solución, utiliza un cepillo de dientes en desuso y friega bien, especialmente entre las juntas. Si tienes juntas de cemento, límpialas con blanqueador y un cepillo de fregar pequeño. Mezcla 2 partes de agua con 1 parte de blanqueador. Usa un limpiador de juntas para limpiarlas con tu solución.
  3. Usa un cepillo de dientes viejo como limpiador.

No limpies las juntas con blanqueador y agua mientras limpies las paredes de la ducha con el limpiador. Es peligroso combinar los químicos.

Si compraste algún producto especial para la limpieza de duchas, se recomienda siempre leer las instrucciones en el envase y llevar a cabo una prueba antes de su empleo.

Limpiar los grifos de la ducha

Debes limpiar el grifo una vez a la semana para eliminar las manchas. El jabón suele dejar manchas pequeñas en los grifos, y es más fácil eliminarlas si son recientes.

  1. Echa agua por encima del grifo para humedecer la superficie y eliminar los residuos.
  2. Prepara una solución de limpieza mezclando partes iguales de vinagre con agua caliente.
  3. Remoja el paño en la solución de vinagre y agua. 
  4. Limpia el grifo con el paño para eliminar las manchas. Pasa el paño usando movimientos circulares cuando frotes las manchas de agua difíciles y otras marcas de salpicadura en el grifo.
  5. Seca el grifo con un paño limpio, así no dejarás marcas.

Limpiar el cabezal de la ducha

Limpia el cabezal de ducha una vez al mes, así mantendrás un flujo adecuado de agua y evitarás la formación de moho.

  1. Vierte vinagre blanco en una bolsa plástico impermeable. El tamaño del cabezal de ducha determinará la cantidad de vinagre que necesites. Tan solo necesitas una cantidad suficiente como para cubrir el extremo del cabezal de donde sale el agua. 
  2. Coloca el cabezal de ducha en la bolsa. Cerciórate de que el cabezal esté sumergido en el vinagre. Si es necesario, retira la bolsa y agrega más vinagre para cubrir el área por el que sale el agua.
  3. Ata una cinta elástica grande en el extremo de la bolsa colocándola por encima del cabezal de la ducha, así la bolsa se mantendrá en posición y el cabezal estará metido por completo en el vinagre. Si no tienes una cinta elástica, puedes atar la bolsa con algo que la mantenga asegurada.
  4. Deja el cabezal de la ducha en el vinagre durante toda la noche. Retira la bolsa la mañana siguiente.
  5. Abre la ducha para que salga agua limpia del cabezal  y se vayan los rastros de vinagre.

Espera un minuto antes de entrar a la ducha; así te asegurarás de que se elimine el vinagre por completo

Si por muchos trucos que sigas no consigues un resultado óptimo en tu limpieza de baño y demás estancias de la casa, lo mejor es contactar con profesionales de limpieza. Limpiezas Express cuenta con expertos que se encargarán de limpiar todas las estancias que necesites en tu casa.  Calcula tu precio de limpieza a fondo de viviendas, podemos limpiar a fondo más de 200 áreas de tu casa sin que tú tengas que hacer ningún esfuerzo.

 

Calcula tu precio