Cómo limpiar el hollín

El hollín es un residuo de carbono que se presenta en forma de polvo negro. Éste se genera cuando no se quema del todo la materia orgánica. Las cerillas, velas, chimeneas, etc., son fuentes productoras de hollín. Estas manchas son antiestéticas y difíciles de quitar. Por eso, debes hacerte de un buen kit de limpieza que contenga los útiles necesarios y seguir estos consejos sobre cómo limpiar el hollín.

cómo limpiar el hollín, limpiar hollin, limpieza de hollin

Qué es y dónde está el hollín

El hollín son las partículas sólidas de tamaño muy pequeño compuestas en su mayoría de carbono impuro, pulverizado, y generalmente de color negro. Resulta de la combustión incompleta de algún material. Tiene un aspecto similar a la ceniza pero con un tono más negro.

El hollín suele encontrarse en las salidas o como resultado de cualquier combustión. En particular cerca de las calderas, estufas y chimeneas de leña. Además de en motores, en particular los diesel. Y como no, cuando hemos sufrido un fuego o incendio en nuestro hogar.

El hollín puede puede causar daños en el sistema respiratorio si es inspirado en cantidad, debidos a su composición. Además el pequeño tamaño de sus partículas puede atravesar las paredes de los alvéolos en los pulmones y entrar directamente al riego sanguíneo.

Consejos para limpiar el hollín del hogar

Limpiar el hollín es complejo; se esparce fácilmente por todas las estancias, incluso cuando hemos cerrado las puertas, y las manchas se asientan rápidamente. Es importante recordar que el hollín es principalmente carbono y el carbono se combina muy mal con los líquidos. Así pues, debemos evitar usar líquidos cuando lo limpiemos, salvo que sea desengrasante. Por lo que debemos utilizar métodos de limpieza en seco siempre que sea posible.

Preparar la zona manchada de hollín

Antes de empezar a limpiar, debemos cubrir con plástico o periódicos las zonas alrededor del hollín, ya que éste se dispersa fácilmente. Si no lo hacemos, en lugar de limpiar, mancharemos otras áreas del hogar. Tenemos que asegurarnos también de protegernos con guantes de goma, gafas de seguridad y una máscara antipolvo desechable. Todo esto se puede encontrar en su ferretería local o tienda especializada de limpieza.

Herramientas necesarias para eliminar manchas de hollín

Cuando se trata de limpiar el hollín en un área pequeña, la sal de mesa común como limpiador puede servirnos para cubrir la zona. En este caso, debemos cubrir completamente el hollín con sal y dejarla que se asiente durante unos 15 minutos. A continuación, con la aspiradora recogemos la sal y la mayoría del hollín con ella.

En cuanto a áreas más grandes – por ejemplo alrededor de una chimenea – necesitaremos varias esponjas o bayetas de algodón. Como precisaremos varias esponjas y no podemos mojarlas, podemos ir cortando con una cuchilla las sucesivas capas de la esponja que se manchen.

Alternativamente, y para que el efecto sea más eficaz, podemos comprar en tiendas especializadas de limpieza o ferreterías unas esponjas que se utilizan particularmente para limpiar el hollín. Algunas de estas esponjas son tratadas químicamente, mientras que otras están hechos de caucho natural o sintético, sin químicos ni abrasivos.

como limpiar hollin, limpieza de hollin, limpiar hollin

Eliminar el hollín paso a paso

Comenzaremos eliminando la mayor cantidad de hollín suelto como sea posible con la aspiradora (debe tener un filtro HEPA para que efectivamente capture las pequeñas partículas de hollín), escoba o cepillo de púas (dependiendo de la superficie). Recordemos que debemos utilizar movimientos cortos y sin mucha fricción sino introduciremos el hollín en la superficie que haya caído o la arañaremos y empeoraremos la situación.

A continuación, utilizaremos las esponjas para retirar el hollín restante. Nos debemos asegurar que vamos dando la vuelta a la esponja y a retirar la capa manchada con una cuchilla. También puedes ir cambiando la esponja cuando esté ennegrecida. Si no somos cuidadosos y limpiamos con una esponja sucia, lo que haremos será mover de un sitio a otro el hollín pero no retirarlo.

Después, para eliminar la mayor cantidad de carbono de lo posible, lavamos lo que queda con un limpiador cítrico soluble en agua y desengrasante (en éste caso sí que utilizaremos líquidos). Aplicamos el limpiador directamente sobre la superficie sucia y frotamos con un cepillo de cerdas (la dureza de las cerdas dependerá de la superficie sobre la que se trabaje, nuncas las cerdas deben ser más duras que la superficie que se limpia). Enjuagamos posteriormente el área con una esponja húmeda y secamos con una toalla de algodón. Se repiten estos pasos si fuese necesario para eliminar el producto limpiador y los restos de hollín que pudiesen quedar.

Si no se quita el hollín fácilmente

Si todavía quedase hollín, algunas superficies responden bien a cloro. En este caso, mezclaremos una parte de cloro con seis partes de agua fría (en este caso sí que usaremos líquidos) y frotamos sobre la superficie con una esponja limpia. Para evitar dañar la superficie, probaremos siempre sobre una pequeña zona no visible. Así, si no se generan problemas, lo extenderemos al resto de la superficie dañada.

Desafortunadamente, algunas zonas manchadas no responden a estos tratamientos, por lo que sólo nos quedará pintar o barnizar según la superficie, o solicitar la ayuda de un servicio de limpieza profesional. Y para el trabajo sucio, ya está limpieza Express dispuesto a ayudarte. Con más de 10 años de experiencia en todo tipo de limpiezas difíciles: desde incendios, inundaciones hasta Síndrome de Diógenes, etc. Si quiere ayuda de verdaderos profesionales, solicita aquí un presupuesto para limpiezas difíciles y deja que nos encarguemos de todo.

2018-09-25T14:34:57+00:00febrero 20th, 2018|Limpieza de cocinas, Limpieza estancias de casa|