La rutina diaria que lleva una persona con casa, trabajo, hijos y resto de familia resulta muy complicada de compaginar con la limpieza. Por eso, limpiar cuando apenas se está en el hogar o el tiempo escasea es posible si pones en práctica estas claves que te proponemos a continuación

limpiar sin tiempo

Trucos para limpiar cuando el tiempo escasea

Lo primero que tienes que tener en cuenta es el orden en la habitación. Nada más levantarte, estira las sábanas hacia atrás para que la cama se ventile y abre la ventana durante 5-10 minutos. Mientras se ventila la habitación y la cama podrás realizar otras tareas, por lo que no perderás tiempo. Una vez pasado el tiempo, estira la sábana y el nórdico y tu habitación parecerá como nueva en menos de dos minutos.
En segundo lugar deberás acostumbrarte a aprovechar los momentos en los que estás en el baño o la cocina para hacer algo. Esto quiere decir, que cada mañana, cuando te duches y una vez que hayas terminado, aprovecha a pasar la bayeta por los azulejos con un limpiador de baños. También puedes hacer uso de las toallitas limpiadoras, solo te llevará dos o tres minutos y dejarás el baño limpio desde primera hora de la mañana.
Lo mismo puedes hacer cuando estés en la cocina, mientras preparas el desayuno, pones el lavavajillas o preparas alguna lavadora. En estos momentos puedes aprovechar y limpiar la puerta del armario, la vitrocerámica o la encimera. Al hacerlo poco a poco, y de manera constante, al final de la semana notarás que esto te ayuda a ahorrar tiempo en la limpieza del hogar.

4 claves para limpiar cuando tienes poco tiempo

  • Ten en cuenta la regla de los dos minutos. ¿En qué consiste? Es tan fácil como hacer una lista de tareas que te pueden llevar solo dos minutos y que hacen que nuestra casa se mantenga mejor y con un aspecto diferente. Cuando tengas aunque sean 5 minutos libre, solo tendrás que coger la lista y ver qué tarea puedes realizar en ese momento. Son tareas simples como limpiar el polvo de una puerta, limpiar el teléfono, limpiar los enchufes e interruptores de una habitación, etc.
  • Reparte las tareas. Si tienes hijos puedes inculcarles desde pequeños el hecho de limpiar. Limpiar no tiene por qué ser un suplicio si se lo planteas como un juego y algo que deben hacer. Delegar tareas entre los diferentes miembros de tu familia te ayudará a pasar más tiempo con ellos y hacer otras tareas del hogar.
  • Otra clave a tener en cuenta, es que si tienes tareas grandes divídelas en pequeñas partes. ¿Qué consigues con esto? No agobiarte e ir marcándote pautas para poder llegar a la meta final. Al dividirlo, podrás hacer tareas de un máximo de 15 minutos en diferentes bloques. Por ejemplo, si tienes que limpiar una estantería, divídela por baldas y en tus ratos libres ve limpiándolas por bloques.
  • Por último y lo más recomendable es establecer una rutina diaria. Crear rutinas y hábitos es lo mejor que puedes hacer para poder limpiar tu casa en poco tiempo y de manera ordenada. Establece una rutina de mañana y tarde, y como ya dijimos anteriormente, delega funciones y tareas entre todos los componentes de la familia.
Estas son claves para hacer una limpieza superficial de la casa y para poder mantenerla limpia. Si lo que quieres es disfrutar de una casa limpia con tu familia, calcula tu precio en nuestro calculador online de limpiezas a fondo de pisos y casas y disfruta de tu tiempo libre mientras nosotros ponemos tu casa a punto para que la disfrutes con los tuyos.
Calcula tu precio