Cómo afecta a los niños vivir en una casa sucia

La falta de buenos hábitos de limpieza no solo tiene un impacto negativo en la imagen que dejamos a nuestros amigos y familiares cuando nos visitan. No limpiar con frecuencia puede hacer que nuestra casa se convierta en un imán de enfermedades como consecuencia de las bacterias y el polvo acumulado.

Esta situación se agrava cuando tenemos niños en casa. Los más pequeños son mucho más vulnerables a infecciones y alergias causadas por la suciedad, pues sus defensas aún se están desarrollando. Por esta razón, limpiar con un niño en casa cambia completamente nuestra rutina de limpieza semanal, obligándonos a prestar más atención al detalle y a lugares sucios que antes pasábamos por alto.

Estas son algunas de las consecuencias en la salud mental y física de un niño que vive expuesto a la suciedad desde muy pequeño

limpieza a fondo para cuidado de niños

Consecuencias de vivir en una casa sucia

Enfermedades respiratorias

Muchas enfermedades respiratorias como el asma se desarrollan por inhalar ácaros y otras bacterias desde una temprana edad. Lamentablemente no hace falta que nuestra casa se vea sucia para que exista la presencia de estos insectos. Existen muchas áreas de nuestra casa que limpiamos mal a diario  y aunque a simple vista parezcan limpias no lo están. Un claro ejemplo de ello es lo que oculta el colchón en su interior. Aunque no lo creas, puede acumular piel muerta, sudor, heces de ácaros y varios parásitos que atentan con nuestra salud. Por eso, es recomendable cada cierto tiempo realizar una limpieza a fondo del colchón como forma de prevención.

Los niños repiten patrones

Es posible pensar que cuando un niño es pequeño y apenas puede hablar no es muy consciente de lo que pasa a su alrededor. Esto es una gran equivocación. Los primeros años de un pequeño son parte crucial en la construcción de su personalidad y la forma en que perciben su entorno influye mucho en como serán en el futuro. Por eso, no podemos descuidar la limpieza del hogar y de la habitación del bebé porque estaremos criando adultos desorganizados de forma inconsciente. Todos esperamos un mejor futuro para nuestros hijos y la mejor forma de conseguirlo es enseñando con el ejemplo desde que nacen.

La curiosidad: un arma de doble filo

No hay nada que nos despierte más ternura que la curiosidad de un bebé. Nos hace mucha ilusión verlos descubrir por primera vez sabores, colores, sonidos y las reacciones que tienen ante varios estímulos. Sin embargo, esa curiosidad puede ser un arma de doble filo cuando la utilizan para poner en sus bocas todo lo que tienen cerca. Por eso, es muy importante prestar atención adicional a los objetos que dejamos al alcance de los niños y fregar el suelo con gran frecuencia pues pueden gatear y luego llevar sus manos o cualquier objeto que se encuentre en el suelo a sus pequeñas bocas.

¿Cómo prevenir?

Al tener un bebé en casa no se puede exagerar con la limpieza del hogar. Los primeros años son muy vulnerables a enfermedades y nuestro objetivo principal debe ser reducir el riesgo lo máximo posible. Por eso, es recomendable cada año realizar una limpieza a fondo del hogar con profesionales que se encarguen de sanitizar y eliminar las bacterias acumuladas en los lugares menos pensados.

Si quieres que tus pequeños jueguen libremente por tu casa sin preocuparte por la suciedad, calcula tu precio en nuestro calculador online de limpiezas a fondo de pisos y casas, y un grupo de profesionales dejarán tu hogar como una patena.