Con el paso del tiempo, el uso y los lavados los tejidos blancos van perdiendo su esplendor y se amarillean. En el post de hoy veremos cómo recuperar ese blanco impoluto. ¡Descubre los blanqueadores para la ropa con productos caseros que tienes en tu despensa y utilízalos sacando el máximo partido.

Blanqueadores para la ropa con productos caseros

Tipos de blanqueadores para la ropa

Los blanqueadores para la ropa puedes conseguirlos en cualquier supermercado o droguería más cercana. Incluso sacarlos de tu propia despensa. Estos consejos te ayudarán a sacar su máximo partido.

Cómo usar la lejía como blanqueador 

La lejía es un excelente blanqueador pero hay que usarla con precaución. En general y, aún siguiendo los consejos del fabricante, es mejor utilizarla diluida con agua. El agua caliente potencia su efecto. Por ello es preferible probar primero con agua fría y si queremos más efecto, diluirla con agua caliente.

Después lavar la prenda que queremos blanquear, se deja en remojo en lejía diluida durante una hora y se aclara con abundante agua para eliminar el olor. Si en este último aclarado añadimos unas gotas de amoniaco, el olor a lejía desaparecerá más fácilmente.

No utilice lejía para blanquear tejidos como la lana o la seda. Para devolver el color blanco de una prenda de lana que haya amarilleado, recurra al agua oxigenada. Sumérjela en una solución de 15 cm cúbicos por litro de agua y déjela en remojo durante aproximadamente media hora. No seque nunca sus prendas de lana al sol.

Cómo usar el limón para blanquear y limpiar tu ropa

Para otros tejidos podemos utilizar otros blanqueadores, por ejemplo el limón. Si añades un poco de zumo de limón a su colada, quedará más blanca. El zumo de limón es muy eficaz para quitar malos olores o para blanquear los calcetines de deporte que tan fácilmente se ponen grises. Hiérvelos durante unos minutos en agua con zumo de limón.

Cómo usar el perborato, la sal y el bicarbonato para blanquear o limpiar tu ropa

El perborato es otro blanqueador inofensivo para los tejidos delicados como la seda, el algodón, la lana y el hilo. Pon tres o cuatro cucharadas en agua caliente y deja la prenda en remojo durante una hora. Después aclara bien para que no queden restos.

Las prendas de lino o algodón que se hayan puesto amarillentas se blanquean eficazmente si se ponen en remojo con agua caliente con sal como remedio casero de limpieza y bicarbonato.

Cómo usar la leche cruda para limpiar

Incorpora la ropa blanca en un cuenco con leche cruda y déjalo reposar una o dos horas. Lava de la forma habitual y repite el remojo si lo consideras necesario.

Ahora sabes cómo blanquear la ropa. Pero si además de tu ropa, estás pensando ir un paso más allá limpiando todos los textiles del hogar y no dispones de tiempo contacta con profesionales. En Limpieza Express te ofrecemos los mejores servicios de limpieza integral para tu casa dejando todos tus textiles relucientes. Pide tu presupuesto online de limpieza de textiles sin ningún compromiso y déja la limpieza de tu hogar en nuestras manos. 

Pide tu presupuesto